La verdadera razón

Tras un corto paseo en barco para atravesar el Bósforo, visitamos la parte asiática de Estambul. Contrariamente a lo que uno podría imaginar, la mayoría de edificios son altos y parecidos a los de cualquier barrio europeo humilde, no hay grandes monumentos y los comercios y la gente se ven menos lujosos que en la parte occidental y turística de la ciudad.
Al pasar frente a una tienda sale un hombre y nos pregunta de dónde somos. Después de contestarle, se pone a hablarnos entusiasmado y en castellano sobre España y su estancia allí.
Más arriba, nos llaman para que nos acerquemos a un colmado y cuando lo hacemos, los tres dependientes, con sus batas azules y un instrumento parecido a una guitarra, entonan a coro una simpática canción turca. Cuando acaban, aprovechamos para comprar un kilo de té y nos vamos encantados.
Poco después Nena decide entrar en un almacén de tejidos, de esos que venden la tela por metros. Saca su diccionario turco-español y ni corta ni perezosa inicia con el dueño una curiosa conversación mitad en turco, mitad en inglés. El hombre está encantado con tan inusual clienta y nos trata de maravilla a pesar de las limitaciones en la comunicación. Cuando vamos a pagar, nos hace descuento y nos regala un calendario.
Sinceramente, Santa Sofía y la Mezquita Azul son preciosas, pero para mí esto es mucho mejor. La verdadera razón y lo que da sentido a nuestro viaje.

Descargar MP3 (01:42 min.)

Imagen descargada de flickr. Autor: bass_nroll. Licencia: Atribución-NoComercial CompartirIgual 2.0 Genérica (CC BY-NC-ND 2.0). Clic sobre la foto para ampliar
About these ads

6 pensamientos en “La verdadera razón

  1. Hola, Jorge
    Un colmado es una tienda no demasiado grande donde compramos alimentos y otros productos de uso doméstico, como detergente y cosas parecidas.
    En otros tiempos los dependientes de los colmados solían vestir una bata corta, azul oscuro, de tejido resistente. Por eso mencionaba que los muchachos del colmado de Estambul también llevaban bata.
    En España casi desaparecieron en los años 70-80 con el auge de los supermercados y los hipermercados.
    Hoy en día no hay demasiados, pero hay… En Barcelona muchos de ellos son propiedad de pakistanís.
    Yo creo que con ese u otro nombre estas tiendecillas deben de existir casi en todo el mundo.
    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s