Solo 24 Horas #134 Mascotas y niños

Cuando los niños vinieron de Santo Domingo, en casa teníamos una ardilla que nos dejó un amigo cuando se fue a vivir en el extranjero.
Se llamaba Cindy y estaba en una jaula en forma de cilindro de más de un metro de alto por medio de ancho. Dentro había una gran rama de pino y otras cosas para que pudiera trepar y jugar.
A pesar de todo, una mañana la ardilla apareció muerta, y los niños quedaron bastante desconsolados, sobre todo Ulises.
Pensé que otro animalito podría animarlos y como en casa aparecían ratoncillos de vez en cuando, el candidato tuvo que ser, necesariamente, un gato.
En la tienda de animales de nuestra calle compré un siamés albino. Y cuál no sería mi sorpresa cuando Ulises al verle, se asustó enormemente.
Huyó del gato, y dijo que tenía los ojos rojos y que era un demonio. Me quedé perplejo ante esa inesperada reacción, y aunque traté de explicarle que el gato tenía los ojos azules y no rojos y que era un pobre gatito, no un demonio, no conseguí hacerle cambiar de opinión…
Al día siguiente, su madre y yo, decidimos devolver el gato a la tienda… pero entonces el niño dijo que no, que esperáramos y que quizá se había equivocado …
De eso se van a cumplir veinte años. El gato, que se llamaba Felipe, en honor de un presidente del gobierno de España, murió el año pasado y los chicos que siempre lo cuidaron con mimo, le hicieron una despedida digna de un ser querido y luego lo incineraron en una funeraria para animales de compañía.
Aquel gato tuvo una buena vida y sin saberlo hizo felices a los demás.
Y aunque no entró en la familia con buen pie, no cabe duda que tuvo un buen final… si es que puede haber finales buenos, claro…


Descargar MP3

Anuncios

Solo 24 Horas #133 Patatas con bacalao

Hoy he hecho patatas con bacalao, un plato con sabor antiguo.
Decidme si no es verdad…
Es un plato de Cuaresma … el periodo que en el calendario cristiano precede a la Semana Santa y que se aprovechaba durante el franquismo y otras oscuras épocas anteriores para hacer ayuno y abstinencia.
De hecho la abstinencia de carne era algo muy frecuente e involuntario entre las clases trabajadoras. Sencillamente el dinero no daba para tanto, y la única manera de aportarle al organismo proteínas baratas era comer determinados tipos de pescado, por ejemplo, sardinas, arenques y, por supuesto, el bacalao, que entonces era muy económico, no como ahora.
Cuando Momo era pequeño e iba a la Escuela del Bosque de Montjuïc, en Barcelona, el régimen franquista aún mantenía vivas estas tradiciones medievales en un país que, además, todavía no acababa de salir de la pobreza… una de las muchas secuelas de la Guerra Civil y de la posguerra.
Es por eso que, durante la Cuaresma, en el colegio, el rey de los primeros platos era el bacalao con patatas.
Curiosamente Momo, que entonces era bastante tiquismiquis, comía esta plato de sopa encantado de la vida y aunque durante muchos años lo tuvo olvidado, no hace mucho lo recuperamos.
Hoy en día ya no hacemos ayunos ni abstinencias por razones religiosas. Además, el bacalao hace mucho que dejó de ser un pescado económico. Pero, a pesar de todo, las patatas con bacalao siguen siendo un plato muy de nuestro gusto, sobre todo cuando hace frío como estos últimos días.

Por si no lo habéis probado nunca, os dejo el enlace a un receta que he encontrado en la red. Tened en cuenta que este plato puede ser más seco o más caldoso, puede llevar mucho bacalao o no tanto y puede tener otros ingredientes y condimentos. Esto que os dejo es sólo un ejemplo de tantos. www.nuestrasrecetas.com/patatas-con-bacalao/


Descargar MP3

Solo 24 Horas #132 El jardín romántico

Cuando salgo del trabajo paso a menudo con el coche por delante de una masía.
En un extremo alejado de la casa hay una puerta enrejada, un muro derruido y un viejo jardín, abandonado hace mucho tiempo.
Me recuerda una casa de campo donde de pequeño pasé algunos veranos… Allí, en un extremo de la propiedad, también había un jardín.
En verano era un lugar fresco porque había grandes árboles que daban sombra. Además, una fuentecilla dejaba correr día y noche su chorrito de agua clara hasta un estanque. También se podía pasear a la sombra por caminitos empedrados y bordeados de plantas aromáticas y flores de colores.
Era un buen lugar para ir a tomar el fresco después de una larga y calurosa jornada de trabajo estival. O donde alguna tía solterona y mayor podía ir a coser un rato y, por supuesto, era un lugar idílico para que los enamorados pudieran pasear, descansar o hacerse confidencias.
Ese jardín, al igual que el que veo ahora cerca de mi trabajo, ya lleva años abandonado.
Para bien o para mal, los tiempos cambian y también las necesidades de jóvenes y mayores. La televisión, que entonces apenas se conocía, ha tomado un papel protagonista en nuestro ocio incluso en el mundo rural.
Los enamorados ya no festejan en casa ni en lugares a la vista de todos. Las nuevas costumbres les permiten alejarse de miradas indiscretas…
Y también ayuda el transporte: pasar de la bicicleta al automóvil cambió tantas cosas…

No sé… a mí me gustaba mucho aquel jardincito. Y tengo un buen recuerdo de aquella época a mediados o finales de los años 60, a pesar de la muchas carencias que había con respecto a tiempos más actuales.
Me debo estar haciendo mayor … porque me vuelvo nostálgico. Pero no me importa.


Descargar MP3

Solo 24 Horas #131 La plaza más misteriosa de Alfama

Esto ocurrió hace tiempo en Lisboa.
Estamos en un chiringuito de Alfama. Una pareja de nuestra edad (unos 20 y pocos) se acerca y nos pregunta si queremos coca. No sé por qué, pero les digo que sí.
Con un amigo suyo vamos en coche a toda velocidad por callejuelas empinadas y estrechas.
Cuando pasamos no cabe nadie más y los peatones se esconden a toda prisa en los portales.
Llegamos a un bar y les doy el dinero acordado. Salen al cabo de cinco minutos y nos invitan a ir a su casa. Aceptamos. El coche nos deja en una plaza de la parte alta de Alfama, que de tan blanca deslumbra. Hace años debía vivir gente adinerada por aquí, algunas casas señoriales lo delatan, pero ya no… Ahora es un lugar solitario y misterioso. Y, a pleno sol, tiene un aire intemporal y mágico.
Subimos al primer piso de una casa muy vieja. Ellos se han comprado “caballo” , obviamente con nuestro dinero. Se pinchan mientras nosotros esnifamos parte de la coca.
Después, bajamos juntos a pie hasta la plaza del Rossio, donde hemos quedado con otra pareja con la que estamos haciendo el viaje …

Todavía se asombran de los líos en que me metía en aquellos tiempos … Y, si he de ser sincero, yo me asombro incluso de estar vivo….

Ahora, lo que más me gustaría si vuelvo a Lisboa, sería encontrar aquella plaza.


Descargar MP3

Solo 24 Horas #130 Los tiempos cambian

Voy a casa de una amiga a revisar su ordenador. Algo que no funciona bien…
Me pongo al trabajo y enciendo un cigarrillo. Su hijo pequeño, que está con nosotros se pone a llorar desconsolado: el humo le molesta y la madre me pide que salga a fumar a la terraza.
Mi primera reacción es de fastidio y desconcierto. Hace veinte años, fumar no estaba tan mal visto como ahora. De todo modos, me callo y fumo fuera…
Hoy en día es a mí a quien le entran ganas de llorar si alguien se pone a fumar donde estoy yo.


Descargar MP3

Solo 24 Horas #129 Solo? No. Gracias

Llega un chico nuevo al albergue llamado del Pico del Águila y lo ponen en la misma habitación que yo, que llevo dos días y hasta ahora he estado solo.
Se llama Ramón y va algo corto de equipo. En cambio a mí me sobran algunas cosas.
Le propongo que al día siguiente hagamos una excursión juntos. Yo llevaré las raquetas de nieve y él se pondrá mis crampones.
La excursión no es difícil, pero la alta montaña en invierno siempre supone un desafío.
Al principio la subida es muy fuerte, y como es muy temprano la nieve está helada, mis raquetas no se agarran del todo bien y de vez en cuando resbalo y me voy para atrás.
Luego llegamos a la zona de las crestas y hay algún paso difícil e inestable. Da miedo irse para abajo… pero pasamos y llegamos a la cumbre de las Nueve Cruces.
Por fin, a mediodía iniciamos el descenso por el valle. El sol está pegando fuerte y la nieve se funde bajo nuestros pies. Yo voy bien, pero mi compañero, con los crampones se va hundiendo hasta las rodillas.
Cuando llegamos al refugio hacemos una buena comida juntos. Ha sido un día duro: nos hemos cansado, hemos pasado frío y también hemos sudado a mares, pero estamos contentos… muy contento
Cada uno por su lado no lo habríamos pasado ni la mitad de bien… Eso es lo que cuenta.


Descargar MP3

Imagen descargada de flickr. Autor: Jordi Roy. Licencia: Atribución-NoComercial 2.0 Genérica (CC BY-NC 2.0). Clic sobre la foto para ampliar

Solo 24 Horas #128 Documentación, por favor!!

Sueño que la policía me pide la documentación. La mía no, la del podcast. No son policías como los de antes, hoscos y temibles. Estos policías parecen sacados de una serie moderna de TV, un entremedio entre el investigador privado de alto standing y el abogado finolis.
“Señor, el podcast Solo 24 Horas ¿lo hace usted? ¿Es tan amable de mostranos su permiso de podcaster? ¿El último recibo de las tasas? ¿La póliza del seguro de…?”
Pero si no estás al día de todo, ya no te meten en la cárcel, al menos no tan deprisa como antes.
Ahora te empapelan, Literalmente te ves enterrado por la burocracia. Te aplastan bajo el peso de toneladas de papel y te exprimen hasta que ya no te queda ni una gota de jugo.
¡Cuando por fin han terminado contigo, estás más seco que la mojama!
Es un sueño, es cierto… una pesadilla, diría yo… Pero puede pasar. Lo veis, ¿no?


Descargar MP3

Imagen descargada de flickr. Autora: AnaisRG. Licencia: Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.0 Genérica (CC BY-NC-SA 2.0). Clic sobre la foto para ampliar